David Catá en Galería Cero

David trabaja con el cuerpo, la memoria y el tiempo

Click on cc in the control bar to activate subtitles.

La piel es lo más profundo que hay en el hombre. Paul Valèry.

David Catá (1988) antiguo alumno del Master Internacional de Fotografía Contemporánea y Proyectos Personalestrabaja con el cuerpo, la memoria y el tiempo. Se cose o se introduce retratos de personas bajo la piel. Desvela vestigios adheridos de quienes nos acompañan y a quienes amamos.

La piel actúa como un lienzo donde tejer a los seres que llevamos tatuados en el alma. La piel es el territorio fronterizo entre humores, vísceras, carne viva y los otros, que nos rozan, acarician, hieren, nos golpean y van modelando lo que acabamos siendo.

Déjame volar es el proyecto más reciente de David Catá, donde desplaza la intervención sobre su cuerpo hacia el cuerpo de los otros, a quienes clava con semillas de la flor de diente de león. ¿Quién no ha vivido la celebración emocional de un paisaje al soplar un diente de león pidiendo un deseo mientras se esparcen sus semillas al viento? ¿Quién no ha recuperado destellos de la infancia perdida observando el ligero devenir del diente de león? La vida es como el vuelo del diente de león, y sólo seguiremos siendo mientras duremos en el recuerdo de quienes nos han conocido.

Ante las fotografías de Davíd Catá podemos participar de ese último pensamiento barthiano. Sus imágenes nos han “punzado” -pues tal es la acción del punctum- e infaliblemente vamos más allá de la irrealidad de la cosa que está representada.

Marzo 2014.
Carmen Dalmau

Videos Relacionados

Intercambio creativo
1:19
Un grito compuesto de 120 susurros
6:00
un encuentro elástico, sin corsés ni formato
2:20